Samsung Galaxy Z Flip. Análisis, especificaciones y precio.

El Samsung Galaxy Z Flip es el primer móvil plegable de la compañía surcoreana que se ha diseñado con el formato tipo concha. Es el segundo móvil del mercado con este formato tras el Razr V4. Tras el Galaxy Fold (y su clon Galaxy W 20), el Z Flip es el tercer móvil plegable que lanza Samsung en poco menos de un año (desde abril de 2019 hasta febrero de 2020). Además, es un móvil plegable barato. O por lo menos es el móvil plegable más barato de los que han aparecido hasta ahora.

Los directivos de Samsung se han tomado muy en serio el desarrollo de móviles con pantallas flexibles y parece que su intención es seguir lanzando modelos para encontrar lo que busca el público. El objetivo está claro, convertir a los móviles plegables en los dispositivos que amplíen su espectro de ventas. Los móviles tradicionales tienen cada vez menos margen de innovación, mientras que los plegables tienen todo un mundo por delante. Es una apuesta arriesgada, ya que no va a tener resultados a corto plazo, pero Samsung parece que lo tiene claro.

Con este Galaxy Z Flip, Samsung ha conseguido superar los problemas que tuvo con el Fold y además ha conseguido un móvil totalmente distinto. Este dispositivo es perfecto si lo que necesita el usuario es un móvil que ocupe muy poco plegado y que se maneje de manera muy sencilla cuando está abierto. Si a esto le unimos unas prestaciones nada despreciables y un precio inferior al primer plegable de Samsung, podemos decir que el Galaxy Z Flip lo tiene todo para ser un plegable que triunfe.

Uno de los aspectos más destacados de este móvil plegable de Samsung es su compacidad. Se ha conseguido un factor de forma bastante adecuado de manera que al plegarlo cabe perfectamente en cualquier bolsillo. Es muy cómodo de llevar incluso en pantalones ajustados, tanto en un bolsillo delantero como en uno trasero. Las medidas plegado son 87,4 x 73,6 x 17,3 mm. Para que te hagas una idea, ocupa un poco menos que una cartera (pequeña) de caballero de las de toda la vida. Las dimensiones son muy parecidas a las del Razr V4. El Galaxy Z Flip tiene un espesor ligeramente mayor (3 mm) que el Razr y también es un poco más pequeño en altura (87.4 mm frente a los 94 mm del Razr).

Al desplegar el Galaxy Z Flip nos encontramos con unas dimensiones de 167,3 x 73,6 x 7,2 mm. Nuevamente, son unas dimensiones parecidas a las del Razr cuando está abierto. En ese caso eran 172 x 72 x 6,9 mm. Sin embargo el aprovechamiento del tamaño en relación a la pantalla mejora mucho en el Galaxy Flip. El plegable de Samsung llega hasta un 82% de pantalla mientras que el móvil de Motorola se quedaba en un pobre 70%. Con el Flip tenemos una pantalla más grande (6,7″ vs 6,2″) en un tamaño menor. Pese a todo, el aprovechamiento del frontal es muy mejorable y los móviles plegables tienen mucho recorrido en ese punto.

Samsung Galaxy Z Flip 11

Hay que reconocer que la principal utilidad del móvil cuando esta cerrado es únicamente ocupar poco sitio. Es decir, con el móvil plegado se pueden hacer muy pocas cosas. Esto es así porque la pantalla exterior es muy pequeña y está limitada a pocas utilidades como pueden ser las notificaciones de algunas aplicaciones o mostrar la hora y la fecha. Hacer selfies y ajustar el volumen de la música son otras opciones disponibles con el móvil cerrado.

La mejor parte del diseño cerrado es que este móvil se puede manejar sencillamente con una mano. Incluso se puede abrir y cerrar con una sola mano si tienes algo de práctica y destreza. Y si no te da miedo que se te caiga y romper un dispositivo de 1500 euros… Eso si, una vez abierto necesitarás las dos manos para usar toda su gran pantalla.

En cuanto al peso, podemos decir que es un móvil plegable ‘ligero’. A ver, está claro que no es un peso pluma, pero comparándolo incluso con móviles normales, sus 183 gramos parecen una medida más que aceptable. En ningún momento se nota pesado ni al tenerlo plegado ni extendido.

En definitiva, el mecanismo de plegado es todo un acierto que consigue hacer un móvil realmente compacto y relativamente ligero. Además, al abrir y cerrar el móvil se siente robusto y no da la sensación de que se vaya a romper en cualquier momento. En este aspecto (y en los huecos del plegado) este aparato ha evolucionado mucho frente a los problemas del Galaxy Fold.

Batería y autonomía del Z Flip

Al igual que otros móviles plegables, el Galaxy Z Flip tiene una batería que realmente son dos. En este caso se trata de una batería de 2375 mAh y otra adicional de 925 mAh. Esto hace un total de 3300 mAh. Esta cifra está lejos de los 4500 mAh del Galaxy Fold o del Huawei Mate X. Pero también es lógico porque esos dos móviles tienen un consumo más elevado debido al mayor tamaño de las pantallas (principal y sobre todo secundaria).

Sin embargo, estos 3300 mAh baten por goleada a los 2510 mAh del Razr V4. Es cierto que el Z Flip es un poco más grueso, y por eso los ingenieros han podido aprovechar ese mayor alojamiento para mejorar la capacidad de las baterías. La batería de polímero de litio es más que suficiente para un uso intenso del móvil. Para dar un ejemplo, puede equivaler a unas 6 horas de pantalla y un uso total de entre 18 y 24 horas. 

Samsung Galaxy Z Flip 02

Es decir, la autonomía del Galaxy Z Flip es más que suficiente para aguantar todo un día entero de uso normal. Según las especificaciones de Samsung la batería aguanta hasta 18 horas de reproducción de vídeo o 42 de audio. Estas cifras son muy semejantes a las de cualquier móvil de gama alta.

Obviamente, la batería no es extraíble como en todos los móviles de hoy en día. La carga se puede realizar por medio de un cargador normal o también existe la opción de realizar una carga de modo inalámbrico. Con el cargador que viene incluido se puede realizar una carga rápida (15 W) y la opción inalámbrica tiene una potencia de 9 W. No es la carga más rápida que podemos encontrarnos en el mercado pero tampoco está mal.

Pantallas del Samsung Z Flip

Empecemos con la pantalla auxiliar exterior. Como ya hemos dicho antes, su presencia es casi testimonial. Es decir, se trata de una pantalla tan pequeña que apenas nos ofrece ninguna función destacable. Es una pequeña pantalla de 1,1 pulgadas con tecnología super AMOLED y resolución de 112 x 300 píxels. Esta mini pantalla sirve para ver la hora, leer alguna notificación y ver una miniatura de los selfies que sacamos con el móvil cerrado. 

El plato fuerte es la pantalla principal de 6,7 pulgadas. Es una pantalla de tecnología Dynamic AMOLED y relación de aspecto 21.9:9. La resolución (fullHD +) alcanza los 1080 x 2636 píxels. Las prestaciones de la pantalla son los suficientemente buenas como para tener una experiencia de visualización perfecta en cualquier caso. Tanto la calibración de los colores, como el brillo y el contraste son correctos.

Una de las ventajas de esta pantalla tan alargada es que, en algunas aplicaciones, se puede dividir en dos el contenido para optimizar la forma de trabajar sobre el móvil. De este modo pasamos a tener dos pantallas con relación de aspecto prácticamente cuadrada.

Samsung Galaxy Z Flip 05

La pantalla del Galaxy Z Flip incorpora una novedad respecto a otros móviles plegables. Y es que Samsung anunció que incluye una capa de UTG (Ultra Thin Glass). Esta capa es (en teoría) un vidrio ultra fino que evita que se pueda arañar la pantalla con facilidad. Además de esta novedosa capa, en la parte superior se incluye una capa adicional de plástico fino protector (similar al polémico protector del Galaxy Fold).

Samsung no ha dejado muy claro si la capa de UTG es una capa realmente de vidrio o más bien un polímero plástico que incluye partículas de vidrio, pero lo que queda claro es que la marca de Corea del Sur sigue innovando en su camino por ser el líder de los móviles plegables. 

El resultado final de este conjunto de capas es una superficie con un tacto distinto al de un móvil tradicional, pero tampoco se puede decir que notemos un plástico blando al tacto como en otros plegables anteriores. Al pasar el dedo por la pantalla, la sensación es parecida a la de un protector de plástico que le hemos puesto a una pantalla de vidrio estándar.

Con todo esto, la experiencia de uso es correcta y lo único que notaremos es el pliegue de la zona central al pasar el dedo por encima. No es algo molesto y el usuario se acostumbra rápido a esa suave discontinuidad. Ese pliegue también lo notaremos a la vista, especialmente en determinadas condiciones de luz y brillo o si miramos la pantalla flexible desde un lado. Si miramos la pantalla de frente, el pliegue es casi imperceptible.

La pantalla tiene un pequeño Notch al estilo gota en la parte central superior donde se aloja la cámara secundaria de 10 megapixels. Pero esta pantalla tan grande también tiene algún inconveniente. Su relación de aspecto tan alargada hace que la mayoría del contenido que veamos a pantalla completa aparezca con una franja negra a cada lado. Este problema tendrá solución (especialmente en los juegos) a medida que se vaya adaptando el software con el tiempo.

Cámaras del Samsung Galaxy Z Flip

El Samsung Galaxy Z Flip cuenta con una cámara interior de 10 megapíxels y una cámara principal exterior formada por un par de lentes de 12 megapíxels cada una. El apartado fotográfico no es el más destacado de este móvil, pero aún así se las apaña para realizar unas fotos más que decentes con los sensores comentados. Veamos más en detalle.

Samsung Galaxy Z Flip 08

La cámara integrada en la pantalla plegable (10 MP) tiene una apertura focal f/2.4 y permite realizar vídeos en 4K a 60 fps. Las fotos realizadas con esta cámara son bastante buenas en condiciones de luz óptima aunque se echa de menos una mayor resolución. Esta cámara interior se utiliza sobre todo para selfies aunque es probable que hasta para eso acabemos usando la cámara exterior.

De hecho, con el móvil cerrado podemos hacer selfies con esa cámara exterior. Las fotos son mejores porque tenemos más resolución y, además, podemos elegir entre el angular normal y el gran angular. La parte mala de hacer fotos con el móvil cerrado es que el resultado es una foto cuadrada y esto no se puede modificar.

La doble cámara trasera la forman dos lentes de 12 MP con una apertura de f/1.8 y f/2.2 (gran angular), respectivamente. A este conjunto se le añade una luz led para el flash como es habitual en cualquier móvil. Con esta cámara se puede realizar fotos bastante buenas de día aunque de noche la calidad baja bastante. También se pueden grabar vídeos en 4K e incluso vídeo slow motion a 960 fps. En la parte de software, la cámara cuenta con estabilización óptica, HDR y autoenfoque. También incluye funciones típicas como el disparo contínuo o la detección de rostro.

Si plegamos el móvil 90º de forma que la pantalla flexible quede en ángulo recto podemos posar el móvil sobre cualquier superficie horizontal. Al colocar el móvil de esa manera podemos realizar fotos y vídeos sin necesidad de sujetar el móvil. Esta es una de las funciones más curiosas de este móvil y puede llegar a ser muy útil en algunas ocasiones. 

Rendimiento del primer plegable tipo concha de Samsung

Samsung Galaxy Z Flip 01

Si lo comparamos con el Motorola Razr, el Samsung Galaxy Z Fold le da un buen revolcón en el apartado del rendimiento. Este plegable de Samsung cuenta con un procesador Snapdragon 855+ y una memoria RAM de 8 GB. Ambos apartados superan a lo que venía con el Razr V4 (Snapdragon 710 y 6 GB de RAM). El Snapdragon 855+ es uno de los procesadores de gama alta más potentes y eso se nota. Todo esto, junto con una memoria interna de 256 GB UFS 3.0 hacen que el Z Fold tenga un gran rendimiento, comparable al de cualquier móvil de gama alta tradicional.

Todas las aplicaciones corren fluidamente y no vas a encontrarte con ningún tipo de lag ni problema por el estilo. La experiencia de uso es muy agradable ya que las transiciones entre pantallas son rápidas y efectivas. En resumen, un rendimiento excelente. Para que te hagas una idea, en los test de rendimiento más habituales, el Z Flip supera al Galaxy Fold y se queda muy cerca del S20 Ultra de Samsung.

El sistema operativo, Android 10 con One UI no es precisamente de los más ligeros que nos podemos encontrar. A pesar de eso, en todo momento nos encontramos con un funcionamiento fluido de todas las aplicaciones, lo cual se agradece mucho.

Otro aspecto que podemos comentar es el uso del lector de huellas o del reconocimiento facial. El sensor de huellas está en un lateral del móvil, de forma que capta perfectamente la huella en casi todas las ocasiones. Hay veces que podemos tardar bastante en acertar con el dedo hasta desbloquear el móvil. Si quieres desbloquearlo con el reconocimiento facial tendrás, además, que abrir el móvil.

La conectividad de este móvil de pantalla flexible está formada por una conexión Bluetooth 5.0 y WiFi 802.11 (a/b/g/n/ac/ax). También incluye NFC que podremos utilizar para pagos con el móvil o acciones similares. En el apartado de posicionamiento, el móvil es compatible con todos los sistemas de geolocalización (GPS, GLONASS y GALILEO). 

No tiene minijack para auriculares, pero en su defecto se incluyen unos auriculares AKG para conectar a través del puerto USB tipo C que se escuchan muy bien.

 

Diseño del Z Flip

Samsung Galaxy Z Flip 10

El diseño del Samsung Galaxy Z Flip es uno de sus puntos fuertes. Los acabados se acercan mucho al de un móvil de alta gama como estamos acostumbrados a ver. Además, al ser un móvil plegable robusto su diseño tiene que ser valorado como tal. La bisagra de este móvil plegable es especialmente buena por varias cosas. Para empezar, ejerce la fuerza necesaria para que la apertura y el cierre sean seguros y efectivos.

Además, como hemos dicho anteriormente, se puede fijar una apertura intermedia de esta bisagra que puede ser muy útil para sostener el móvil sobre una superficie horizontal. Así, podemos plegar la pantalla de forma que la parte superior e inferior formen un ángulo de 90º o un poco más o menos si queremos. De este modo podemos hacer fotos o vídeos sin necesidad de tener el móvil en la mano.

La parte posterior del móvil no es especialmente fantasiosa. El único detalle que rompe este diseño sobrio es el anagrama de Samsung en la parte posterior de la bisagra. Sin ser un móvil con un diseño ostentoso, el resultado es muy efectista. Sin duda, ver como se pliega y se abre le da un punto al móvil que uno tradicional no puede llegar a tener. Si lo usas en un lugar público vas a atraer todo tipo de miradas curiosas.

El acabado de la parte posterior, con un marco de aluminio y cristal hace que el móvil sea muy brillante. Esto le da un toque muy bonito pero a la larga tiene el problema de que va a ser bastante sucio. Las huellas y el polvo se suelen notar más en este tipo de acabados. Aunque este problema es fácilmente solucionable con una funda. Por ejemplo, la que se incluye por defecto con el móvil.

Los botones del volumen, así como el lector de huellas y el botón de encendido se sitúan en el lateral. El altavoz y el micrófono, como es habitual se quedan en la parte inferior de la carcasa.

Los bordes del dispositivo están bien redondeados y le dan un estilo elegante, y la forma de encajar las cámaras y los botones está bien ejecutada. Además, hay pequeños detalles casi imperceptibles pero que muestran la atención y minuciosidad de los diseñadores. Un ejemplo son las dos pequeñas muescas que hay en la parte inferior, fuera de la pantalla. Estas muescas están ahí para que al cerrar quede un espacio mínimo entre las dos partes de la pantalla plegable sin que haya ningún tipo de roce.

El móvil está disponible en tres colores distintos, negro, dorado  y morado.

Precio y fecha de lanzamiento del Samsung Z Flip en España

Samsung Galaxy Z Flip 07

No podemos decir que el Samsung Galaxy Fold sea un móvil plegable barato. Eso todavía no existe y está por ver hasta que punto este tipo de dispositivos pueden ajustarse en precio respecto a un móvil ‘estándar’. Sin embargo, viendo la evolución que ha habido desde el Galaxy Fold a este nuevo terminal si que podemos decir que Samsung ha ajustado mucho el precio de su primer plegable tipo concha.

Si además lo comparamos con el Motorola Razr V4, el Z Flip tiene una relación calidad – precio muchísimo mejor. Esto queda claro porque el precio de lanzamiento de ambos móviles es muy similar pero las prestaciones que ofrece el móvil de Samsung son mucho mejores. Si comparamos la batería, el procesador, el diseño y alguna cosa más, el Z Flip sale ganando sin ninguna duda.

Con todo esto, el precio inicial de lanzamiento sigue siendo algo al alcance de pocos. Se comenzó a comercializar por unos 1500 euros y veremos si con el tiempo disminuye algo o permanece estable. Esto dependerá de si Samsung lo toma como un móvil más en su camino hacia el móvil plegable perfecto.

La fecha de lanzamiento en España fue el 14 de febrero de 2020 y en el tiempo que lleva en el mercado ha tenido una aceptación bastante buena. Obviamente, no es un superventas debido a su elevado precio. Pero cada día hay más gente interesada en este tipo de móviles.

Opinión Samsung Z Flip

Samsung Galaxy Z Flip 06

El Samsung Galaxy Z Flip es el segundo móvil plegable de la marca de Corea del Sur. Y esto se nota. Ha mejorado muchos de los aspectos que fallaban en el Galaxy Fold. La bisagra es mucho más robusta, el tacto de la pantalla es menos plasticoso y los huecos que presentaba el Fold por donde se podían filtrar particulas de polvo han desaparecido. Es una evolución en toda regla, obviamente con un formato de pliegue distinto. El Galaxy Fold era prácticamente una tablet desplegable y el Z Flip es lo que realmente podemos llamar móvil plegable. 

A pesar de eso tiene alguna carencia respecto a otros móviles no plegables que se puede echar en falta. No tiene la certificación IP68 así que ni hablamos de la resistencia al agua. Las cámaras no son lo mejor que podemos encontrar en el mercado para el precio que vale este móvil (recordemos que vale 1500 euros) y la batería, aunque es suficiente podría ofrecer un poco más de autonomía. Aunque este último punto está claramente limitado por las dimensiones (en concreto el espesor) del móvil.

El diseño y la forma de plegar es muy efectiva. La sensación de apertura y cierre es muy segura en todo momento. Además, el poco espacio que ocupa en el bolsillo es uno de sus puntos fuertes. Es un móvil bonito y además se puede manejar bastante bien sin que notemos ninguna incomodidad de uso.

El rendimiento es otro de los aspectos a destacar. El procesador y la combinación de memorias son más que suficientes para que no echemos en falta ningún requisito en el apartado de potencia.

En resumen, podemos decir que es el móvil plegable más maduro de todos los que han salido hasta la fecha. Obviamente, ese ‘todos’ son pocos y queda mucho camino por recorrer para perfeccionar estos dispositivos, pero Samsung parece estar en la buena senda.

Puntos fuertes:

  • Diseño muy cómodo y compacto cuando está cerrado
  • Excelente rendimiento de gama alta
  • Funciones interesantes gracias al pliegue variable de la bisagra

Puntos débiles:

  • La pantalla exterior es tan pequeña que no sirve casi para nada
  • La cámara (aunque correcta) no es la que correspondería a un móvil de alta gama
  • La relación de aspecto de la pantalla es muy alargada

Especificaciones del Samsung Galaxy Z Flip

DIMENSIONES

Plegado: 87.4 x 73.6 x 17.3 mm

Desplegado: 167.3 x 73.6 x 7.2 mm

PESO

183 gramos

BATERIA

3300 mAh 

PANTALLA

6,7” Dynamic AMOLED (21.9:9) / 1080 x 2636 px

PANTALLA SECUNDARIA

1,1” Super AMOLED / 112 x 300 px

CAMARA PRINCIPAL

12 MP, f/1.8 + 12 MP, f/2.2 (gran angular)

CAMARA FRONTAL

10 MP, f/2.4

PROCESADOR

Qualcomm Snapdragon 855 +

ALMACENAMIENTO

256 GB 

MEMORIA RAM

8 GB

SISTEMA OPERATIVO

Android 10 con One UI

PRECIO

1000 euros