Los móviles plegables han llegado para quedarse

El Mobile World Congress celebrado en Barcelona en febrero de 2019 será recordado como la puesta de largo de los móviles plegables. Durante los cuatro días de duración del evento se pudieron ver varios diseños de estos tipos de teléfonos móviles, que sólo son los primeros de los muchos que les seguirán. 

Destacaron por encima del resto el Samsung Galaxy Fold y el Huawei Mate X.  Tanto la empresa surcoreana como la china son dos de los principales fabricantes de móviles y han sido los primeros en ver la oportunidad de un nuevo mercado que se prevé apasionante. En los próximos meses de 2019, veremos como el resto de fabricantes de móviles lanzan sus nuevos terminales plegables, comenzando una carrera que se disputará durante los próximos años.

Galaxy Fold vs Mate X
Samsung Galaxy Fold y Huawei Mate X. Los dos móviles plegables estrella en el MWC 2019.

Si todo sigue según la previsión de los analistas, probablemente en las navidades de 2019 más de uno pueda regalarse algún modelo de estos aparatos. Eso sí, de momento no será un regalo barato. Y de acuerdo a los planes de los principales fabricantes es muy posible que a lo largo del año 2020 tengamos a nuestra disposición una gran variedad de teléfonos plegables dónde elegir. 

Samsung, Huawei, Xiaomi, Oppo, ZTE, Motorola,… Todos ellos están desarrollando la tecnología necesaria o han anunciado su intención de hacerlo. Todas son grandes empresas y todas están invirtiendo grandes cantidades de dinero en I+D. Y, por supuesto, esperan obtener un beneficio de ello. Todo esto solo se puede traducir de una manera: los móviles plegables han llegado para quedarse.

Basta con leer los cuatro o cinco primeros artículos que encuentres en Google para comprender que la respuesta a esta pregunta tiene opiniones muy encontradas. A modo de resumen hay dos opciones contrapuestas. Por un lado están los que piensan que es una tecnología que no resuelve un problema real y que es una extravagancia más de los fabricantes para seguir aumentando la cifra de facturación. En el lado contrario nos encontramos a los que ven las pantallas flexibles como la evolución natural de la telefonía móvil, siendo esta solución la que prevalecerá en los próximos años. Aquí analizamos los argumentos de ambos lados.

¿Calará el móvil plegable entre el gran público?

No hace muchos años los televisores 3D llegaron a nuestras vidas. En su momento, todos los fabricantes los anunciaron y promocionaron como las joyas de la corona. Años después (tras el boom de ventas inicial) se ha visto como han sido productos que no han calado entre el gran público. Las ventas han disminuido hasta el punto de que las grandes marcas han ido retirando la mayoría de modelos de sus catálogos.

Ese es uno de los riesgos que corren los móviles flexibles. Puede ser un éxito atronador o un fracaso estrepitoso. En gran parte dependerá de si hay una masa crítica de usuarios que le den valor y utilidad real al producto. Si la gente acaba percibiendo este tipo de teléfonos como algo que no es útil, que no soluciona un problema real, morirán por el camino.

Pero este no es el único reto de los teléfonos plegables. La parte técnica tiene varios problemas a los que hacer frente. 

¿Cuántos plegados soporta una pantalla flexible?

Este es uno de los puntos claves para el desarrollo del hardware de estos teléfonos. En concreto, los diseños de las bisagras que se utilizarán. Tiene que ser un mecanismo resistente, duradero en el tiempo y que logre una funcionalidad correcta

Algunos fabricantes hablan de 200.000 plegados de vida útil (han realizado test de fatiga como el del vídeo de abajo). Lo que supone una media de 110 veces al día durante 5 años. ¿Es suficiente? A parte de la pantalla ¿Cómo reaccionarán los otros componentes? Está claro que los fabricantes necesitarán mucho trabajo para perfeccionar este mecanismo.

¿Problemas de rayas en la pantalla?

Las pantallas de los móviles flexibles están fabricadas en plástico, mientras que las de los móviles ‘tradicionales’ son de vidrio. Si bien el plástico es más resistente a los golpes que el vidrio, este último es más fiable para evitar las rayas en la pantalla. 

Si el usuario va a comprar este tipo de móviles con elevado precio, no querrá que se le raye de buenas a primeras con las llaves del bolsillo. Será necesario conseguir algún tipo de protección adicional en este sentido. Algo que sin duda ya se está empezando a estudiar. Por ejemplo, Corning, la empresa que fabrica los cristales Gorilla Glass, está empezando a investigar para conseguir un cristal flexible para los móviles plegables.

¿Que grosor van a tener los móviles flexibles?

Al plegar el móvil, podríamos pensar que la dimensión total de grosor será el doble que la de un móvil actual. Pero hay que tener en cuenta que la pantalla, a pesar de ser flexible, necesita un radio de curvatura mínimo. Es decir, no se puede plegar totalmente como si fuera una hoja de papel. Esto significa que el grosor se verá incrementado un poco más.

¿Será un grosor muy incómodo para nuestros bolsillos? Pues a día de hoy no lo podemos decir con seguridad. Sin duda, se optimizarán los tamaños de todos los componentes para reducir su espesor, pero no sabemos hasta que punto ni en que plazos. En principio esto no debería de ser un problema. Sólo tienes que ver el siguiente vídeo. El Samsung Galaxy Fold ya cabe sin problemas en un bolsillo.

¿Cómo se va a solucionar el problema de relación de aspecto en un móvil plegable?

Este puede ser un problema de adaptación de software difícil de optimizar.  O por lo menos será difícil contentar a todo el mundo. Si tenemos un móvil rectangular plegado, al desplegarlo se acercará a una forma cuadrada. Y si queremos un formato panorámico o parecido desplegado, necesitamos partir de un formato casi cuadrado plegado. 

La visualización de vídeo con el móvil plegado y desplegado puede ser un problema en cuanto al aprovechamiento de la pantalla o al cambio de perspectiva. Aquí habrá distintos frentes a los que atacar. Por un lado está el vídeo y por otro lado los juegos. Son dos maneras de visualización totalmente distintas que requerirán soluciones ingeniosas.

El tamaño de las pantallas no ha parado de crecer

Al principio eran unos ladrillos con números para marcar. Les siguieron unos modelos un poco más pequeños que incluían una pequeña pantalla de visualización. Más tarde la pantalla se hizo un poco más grande para albergar más información. Cuando la pantalla y el teclado ocupaban demasiado espacio juntos se buscaron soluciones para no aumentar el tamaño total (móviles con tapa, teclados deslizantes,…) . La pantalla iba desplazando poco a poco a las teclas y por fin…

Y por fin llegaron las pantallas táctiles. Al principio con timidez, para no comprometer la compacidad de los diseños. Pero cada vez más optimizadas para lograr mayor tamaño en menor espacio. Desaparición de los botones físicos, aparición del notch… 

Y aquí es donde estamos ahora. El usuario compra sin pestañear terminales con pantallas de más de 6 pulgadas cuando hace años era impensable. Lo que antes era considerado una phablet ahora es un móvil estándar.

Evolución tamaño pantalla móviles
La tendencia es clara. Las pantallas de los teléfonos móviles son cada vez más grandes.

Se ha demostrado a lo largo de los años que el mercado de telefonía móvil  asume con naturalidad un incremento en el tamaño de las pantallas. Año tras año, sin parar. El problema es que si pretendemos que un teléfono móvil siga siendo cómodo y quepa en el bolsillo solo hay una solución efectiva. Si se sigue aumentando el tamaño de la pantalla, la única solución es el móvil plegable.

Si lo pensamos bien, un teléfono móvil plegable podría hacer las veces de móvil y tablet a la vez.  De hecho, la aparición de las tablets surge de la necesidad de hacer gran parte de las cosas que hacemos con un móvil , pero en un tamaño más grande. Después de todo, en todos estos casos hablamos de ordenadores reducidos.

El precio no será un problema a largo plazo

El precio de los terminales plegables podría ser una desventaja inicialmente. Por ejemplo, el coste de las pantallas se tiene que duplicar porque el componente se va a duplicar. Los primeros modelos van a rondar los 2000 euros y es una cifra que asusta mucho. Pero no debemos de perder de vista que se trata de primeras versiones que se irán mejorando y optimizando con el tiempo. 

A medio plazo, los procesos de fabricación se pulirán y el precio bajará mucho (como ya ha ocurrido con los ordenadores portátiles u otro tipo de productos) de manera que se aproxime al precio de un móvil de alta gama actual. 

Además, a día de hoy ya existen muchos modelos no plegables por encima de los 700 euros y se venden con total normalidad. Y para muestra, un botón: en los últimos años, sólo en España se han vendido unos 2 millones de terminales iPhone en cada ejercicio. Y sabemos que estos móviles no se caracterizan precisamente por tener un precio bajo.

Ventas Iphone España
Ventas de móviles iPhone en España de 2013 a 2018

La apuesta de las grandes compañías es muy fuerte

En el CES de las Vegas de 2019 muchos oíamos por primera vez un nombre desconocido: Royole. Este fabricante chino especializado en pantallas flexibles presentaba lo que puede considerarse el primer móvil plegable de la historia; el Royole Flexpai. Este aparato no será recordado por su funcionalidad (no es precisamente un buen móvil), pero si ha sido el encargado de dar el pistoletazo de salida en la carrera de los teléfonos flexibles. 

Royole se ha lanzado al mercado con su Flexpai para ser el primero y así darse a conocer, pero lo importante vendrá después. Todos los grandes fabricantes tienen en sus planes lanzamientos más o menos próximos de móviles de este tipo. Las primeras apuestas de los mastodontes telefónicos han sido el Samsung Galaxy Fold y el Huawei Mate X. 

Estos primeros modelos que se han dado ha conocer pueden marcar las bases para futuros desarrollos, pero no hay duda de que el resto de los competidores no se van a quedar atrás. Xiaomi ya ha filtrado algunas imágenes del que será su teléfono móvil flexible, presumiblemente con el nombre de Xiaomi MI Flex. Del mismo modo, se ha filtrado información acerca del plegable de Motorola. En este caso sería un homenaje al mítico Motorola Razr, ya que el formato estaría inspirado en este antiguo modelo. 

Una fuente muy interesante a consultar son las patentes registradas por las grandes marcas. De hecho, se han visto patentes de LG, Apple y otros gigantes de la telefonía móvil que no dejan lugar a dudas. Entre sus próximos planes está el desarrollo de teléfonos móviles con pantallas flexibles. ¿Cuanto tardaremos en ver el primer iPhone plegable?

Apple movil plegable
¿Está Apple pensando en lanzar un iPhone plegable?

Esta apuesta parece firme y puede tener su origen en varios hechos. Por un lado, el mercado de los terminales móviles está saturado de modelos que son muy parecidos entre sí. Cada vez es más difícil diferenciar las prestaciones de unas marcas de las de otras. Con la introducción de una nueva tecnología, las empresas estarían buscando la diferenciación respecto a sus competidores.

Por otro lado, parece que estamos llegando al cenit en cuanto a evolución de los teléfonos móviles actuales. Se ha alcanzado un grado muy notable de optimización de todos los componentes: pantallas, baterías, procesadores, sensores,… Sin duda se seguirá por ese camino en busca de la perfección, pero toda esa tecnología se va a aprovechar para crear una nueva gama de teléfonos.

Además de todo eso, no hay que olvidar el papel de los sistemas operativos móviles. Los dos principales, Android e iOS, han anunciado que van a trabajar para poder dar soporte a los nuevos formatos móviles que se avecinan. Si unimos todos los puntos como cuando eramos pequeños está claro que dibujo va a salir de todo este panorama. La industria de la telefonía ha hecho una apuesta clara por los dispositivos plegables.

¿Surgirán nuevos usos de los teléfonos móviles?

El cambio de concepto que puede aportar esta tecnología a la telefonía móvil puede traer nuevas maneras de aprovechamiento de este dispositivo. Pantallas más grandes en espacios más reducidos pueden traducirse en una mejora clara del trabajo multitarea. Todos queremos hacer varias cosas a la vez en el móvil y estas pantallas lo van a permitir. 

Los desarrolladores pueden crear nuevas aplicaciones que hasta ahora no imaginamos. No sólo para el uso común entre el gran público, sino aplicaciones especializadas para trabajos concretos. Lo hemos visto antes y no deberíamos sorprendernos de que se vuelva a repetir.

Después de todo ya tenemos ejemplos muy claros en la ciencia ficción. Las pantallas plegables hace años que llegaron al imaginario colectivo gracias a películas como Minority Report o series como Westworld. Y como se suele decir, la realidad siempre supera a la ficción.

La ventaja del plástico frente al vidrio

SI bien el plástico es más fácil de rayar que el vidrio, tiene una clara ventaja. Es más resistente a los golpes que este último. Esto se traduce en que una caída de un móvil plegable al suelo puede ser menos peligrosa que la de un móvil con pantalla de vidrio. Que tire la primera piedra el que no haya roto una pantalla así en algún momento de su vida.

Además de la resistencia, las pantallas de plástico tienen dos ventajas muy importantes frente a las actuales. Para empezar, el plástico es un material mucho más fácil de trabajar. Sería impensable hacer con vidrio muchas de las cosas que se hacen hoy en día con plástico. Sus propiedades mecánicas son mucho más versátiles, lo que facilitará la fabricación de las pantallas flexibles a medida que los procesos se optimicen.

Para más inri, el plástico es mucho más barato que el vidrio. A pesar de que los dispositivos doblables no van a ser precisamente baratos, la pantalla puede que no sea la parte más importante del coste de fabricación.

El tiempo dictará sentencia

Ya han pasado unos años desde que se realizaran los primeros proyectos conceptuales sobre las pantallas plegables. Desde entonces ha habido multitud de intentos de convertir aquella moda en realidad. Paperwindows, Paperphone, Reflex , Kyocera Echo, Axon M... Todos ellos fueron un primer paso hacia lo que ahora está llegando al mercado.

Hay una pequeña posibilidad de que los nuevos móviles plegables no tengan una buena acogida, como ha ocurrido con los experimentos antes mencionados. Pero, por todo lo que hemos resumido en este artículo, es más que probable que esta vez si que nos encontremos ante los móviles del futuro.