MÓVILES PLEGABLES

Los teléfonos móviles plegables llevan ya bastantes años siendo una continua promesa que no acaba de convertirse en realidad. 

Es cierto que ya existen varias marcas que han desarrollado sus primeros modelos. Es verdad que a día de hoy estamos mucho más cerca de ver un móvil plegable como algo normal y no como ciencia ficción. Pero aún así queda mucho camino por recorrer.

Como toda nueva tecnología, hay que ir rompiendo algunas barreras paso a paso. En el caso de los teléfonos flexibles éstas barreras son numerosas: la pantalla flexible, el sistema de plegado de la pantalla, las enormes baterías necesarias, la adaptación de los distintos sistemas operativos,.. 

Y por encima de todo el enorme reto de abaratar los procesos de producción para lograr vender un dispositivo con pantalla plegable a un precio razonable para el gran público.

La tarea es titánica y aquí intentaremos explicar algunas de las claves de todos estos retos.

Pantallas OLED. Pantallas flexibles para todo.

Organic Light Emitting Diode. O lo que es lo mismo, diodo orgánico de emisión de luz. Ese es el significado de las siglas OLED

Simplificando mucho, una pantalla OLED es más o menos lo que vemos en la figura de abajo. Una estructura compuesta por finas capas. En el interior, el material orgánico, a continuación el ánodo y el cátodo.

Por último, en los extremos dos capas finas que sirven como sustrato donde se ‘imprime’ la luz (imagen). Y todo esto en menos de 1 mm.

estructura pantalla OLED

Al circular electricidad entre ánodo y cátodo, (y en función de determinadas variables) finalmente se producen unos colores u otros en la superficie del panel.

¿Por qué las pantallas OLED pueden ser flexibles? Porque todas las capas que componen un panel OLED presentan una alta capacidad de flexión. De hecho, a diferencia de otras tecnologías como los LCD, el panel OLED puede utilizar como capa externa algún tipo de plástico flexible.

Esa es la clave para que este tipo de paneles sea la base para la fabricación de dispositivos plegables.

¿Ventajas de una pantalla OLED? Muchas. Para empezar, como hemos dicho, el panel es super delgado. Esto permite fabricar dispositivos más ligeros, menos gruesos y con muchas más posibilidades.

Además, la pantalla es mucho más luminosa, tiene un mejor brillo y contraste que otro tipo de paneles como el LCD. Esto es así porque emite su propia luz y no necesita un fondo retroiluminado. 

De hecho, al carecer de esta iluminación de fondo constante, los paneles OLED consumen menos energía. Un dispositivo OLED no simula el negro consumiendo energía (como hacen los LCD), sino que directamente no emite en las zonas de la pantalla que tienen que representar el color negro.

¿Y las desventajas? El principal inconveniente es económico. Actualmente, este tipo de pantallas son bastante caras de producir. Todavía no se producen en cantidades suficientes como para que sus costes hayan bajado lo suficiente.

Si hay grandes marcas como Samsung que llevan años produciéndolas, pero aún hay mucho margen para bajar su precio. Actualmente, las pantallas OLED se montan en los dispositivos de más alta gama, lo que es un indicativo de su calidad, pero también de su precio.

En el futuro veremos como mejoran. Y puede que veamos alguna cosa más… ¿Sabías que hay investigaciones para crear paneles OLED que generen su propia energía? Tal vez en un futuro no muy lejano carguemos nuestros móviles poniéndolos al sol.

Bisagras para móviles. Como se dobla un móvil.

bisagra móviles plegables

Una bisagra siempre ha sido un elemento relativamente sencillo que sirve para hacer girar sobre un eje puertas y ventanas. Pero cuando la bisagra se usa para abrir y cerrar un teléfono móvil la cosa cambia. 

Una bisagra diseñada para plegar este tipo de dispositivos no tiene nada que ver con una tradicional. Se necesitan piezas muy pequeñas y ligeras. Pero al mismo tiempo, esas piezas tan livianas deben tener una extraordinaria resistencia.

Estos componentes tan complejos no solamente deben realizar la correcta fuerza para cerrar y abrir el móvil. Además, tienen que ser capaces de soportar miles de ciclos sin romperse. Para ello, los fabricantes realizan test como se puede ver en el siguiente vídeo.

Por si fuera poco, la bisagra es un elemento eminentemente rígido y duro. Y en muchos móviles plegables va a estar prácticamente pegada a un elemento muy frágil: la pantalla flexible.

Este hecho es muy difícil de gestionar a la hora del diseño de los móviles. Se tiene que evitar  que haya un eventual roce de un componente con otro, ya que esto sería fatídico para el panel OLED.

Si este acoplamiento no se realiza con una precisión de micras, pueden aparecer problemas como los que ya se vieron en el Galaxy Fold. Incluso si entra mucho polvo o algún elemento externo, la bisagra podría llegar a atascarse o romperse.

También cabe mencionar que para la fabricación de éstas bisagras tan finas se utiliza una tecnología especialmente cara. Hablamos del moldeo por inyección de metal. En este proceso se inyecta un metal líquido dentro de unos moldes especiales para conseguir unas bisagras finas y resistentes.

Para realizar estos procedimientos es necesario disponer de hornos de altas temperaturas y una serie de maquinaria que trabaje adecuadamente el tipo de material necesario. Incluso las aleaciones usadas para las bisagras son especiales para tener todas las características necesarias para un buen funcionamiento.

Por todo ello, las bisagras, junto con el panel OLED son los dos elementos más críticos a la hora de fabricar un móvil de estas características. Los fabricantes son conscientes de ello y cada uno intentará solucionar estos problemas con su diseño particular.

Por ejemplo, el Galaxy Fold incorpora no una bisagra, sino tres. Una bisagra centrada se asegura de que las dos partes del móvil se abren de una manera simétrica. Además, es ésta bisagra la encargada de que la fuerza se reparta por igual a ambos lados del dispositivo.

De forma añadida, el plegable de Samsung, tiene dos bisagras más desplazadas a cada uno de los dos laterales. La tarea de éstas es amortiguar cualquier tipo de fuerza de torsión que se pueda producir como consecuencia de una incorrecta alineación de las dos mitades del móvil.

Por contra, Huawei tiene otro diseño completamente distinto. El Mate X pliega su pantalla hacia fuera, en vez de hacia adentro como ocurre en el Fold. Esto hace que la bisagra se fabrique de un modo completamente distinto.

Otros fabricantes, como Sharp o Xiaomi todavía no ha presentado sus móviles flexibles pero cuando lo hagan parece que incluirán tres bisagras para poder realizar dos pliegues distintos. Veremos que nuevos diseños van apareciendo con los años.

El sistema operativo de un móvil plegable.

google movil plegable 04

El principal objetivo de un móvil plegable es tener una pantalla más grande en menos espacio. Es por ello que la pantalla es flexible. Pero eso plantea un problema adicional con el software.

Al tener una pantalla que podemos ver plegada o en su total extensión, los modos de visualización son varios. Hasta ahora, un móvil tradicional no tenía ese problema.

Con un teléfono móvil plegable podremos ver la información en una pantalla de 5 pulgadas, pero también en una pantalla de 7 o 8 pulgadas en el mismo dispositivo.

Y el sistema operativo tiene que ser capaz de gestionar el funcionamiento de un modo correcto para que todo tipo de visualizaciones sean eficaces.

Debemos pensar que tendremos pantallas internas, externas, completas, parciales e incluso laterales. Y en todos y cada uno de los casos, el móvil podrá mostrar información. Podremos estar viendo un vídeo en una pantalla y respondiendo a un Whatsapp en otra.

Además, la multipantalla o multitarea va a ser un aspecto más a tener en cuenta. Dentro de un tiempo nos encontraremos con pantallas móviles que soporten no 2 y 3 aplicaciones, sino hasta 4 dividas en una misma pantalla.

Además, el sistema operativo deberá gestionar la energía de forma correcta con el uso de los distintos modos de visualización. Es decir, será necesario tener parte de la pantalla apagada y otra parte encendida en los casos en los que sea necesario.

Todos estos puntos son con los que tendrá que lidiar el sistema operativo. Por suerte, tanto Android como iOS han demostrado con los años que son capaces de adaptarse con facilidad a todos los cambios necesarios para facilitar la vida al usuario final.

De hecho Android Q, la última versión lanzada por Google ya incluye funcionalidades pensadas específicamente para móviles plegables. 

Es un hecho que Google lleva tiempo desarrollando su software para móviles con pantallas flexibles. De hecho, oficialmente lo anunció a finales de 2018. Y su intención es seguir desarrollando su sistema operativo en ese sentido.

¿Por qué? Porque le beneficia. Si da soporte a fabricantes de móviles flexibles y le facilita el trabajo a los desarrolladores de apps sale ganando.

De esta forma, si los plegables se vuelven éxitos de ventas en los próximos años,  sigue controlando la mayor cuota de mercado. Luego, cada fabricante podrá crear capas de personalización, pero Google habrá creado la base.

En cuanto a iOS, todo parece indicar que seguirá un camino parecido tarde o temprano. Los de Cupertino pueden tardar un poco más en reaccionar a las tendencias del mercado, pero lo suelen hacer con mano de hierro.

Ya hay rumores de que Apple estaría trabajando en su propio móvil plegable. Y obviamente, tendrá su propio sistema operativo. La pregunta sería ¿Lo veremos en 2020?

El 5G como estándar.

redes 5g

La tecnología de las pantallas flexibles va a cambiar el futuro de los teléfonos móviles. Y probablemente de otros aparatos como portátiles o televisores.

Pero hay una innovación tecnológica que va a significar una revolución a todos los niveles. No es otra que la implantación del 5G.

Y si juntamos un avance con el otro obtenemos el teléfono móvil del futuro. Un futuro no muy lejano…

Ya hemos visto, que a pesar de las dificultades, los móviles plegables van apareciendo. Y poco a poco llegarán más y más modelos al mercado.

Y lo mismo ocurre con el sucesor del ya estándar 4G. Ya existen redes 5G disponibles en España bajo el paraguas de Vodafone.

La combinación de estos elementos hará que la experiencia de usuario salte a otro nivel completamente distinto. La diferencia será especialmente sensible para los que usan juegos en el móvil o aplicaciones que requieran de baja latencia.

El 5G y el móvil plegable van a estar irremediablemente unidos. No se concebirá un teléfono de alta gama como estos que no incorpore el chip para soportar este tipo de redes.

¿Cuánto dura la batería de un móvil plegable?

batería móvil grande

De nada sirve tener un terminal estupendo si no tiene una batería que le proporciona una larga duración. Sí, este va a ser otro reto que los fabricantes de teléfonos plegables van a tener que abordar.

Si nos fijamos en los dos móviles plegables más conocidos hasta la fecha (Galaxy Fold y Mate X) ambos tienen una batería que se queda alrededor de los 4.500 mAh. No es una cifra despreciable, pero no es tampoco es nada extraordinario. 

Si lo comparamos con teléfonos convencionales que se venden desde hace tiempo, vemos como hay modelos que sobrepasan ampliamente ese valor. Sin ir más lejos, Lenovo tiene varios móviles con baterías de 5.000 mAh.

Otras marcas como Xiaomi, Motorola o Asus también han superado el listón de los 5.000 mAh y todo indica que la mejora de la tecnología de las baterías irá incrementando el tope máximo de almacenamiento. 

Además, ya existen casos excepcionales donde la gran batería del móvil es uno de sus principales valores como reclamo de venta. Este es el caso del Doogee BL12000. Este teléfono alcanza la friolera de los 12.000 mAh.

Mientras se alcanzan esas cifras, los móviles plegables actuales parece que van a estar un poco escasos de batería. Estamos hablando de 4.500 mAh para el doble de pantalla que un móvil normal. 

Si se hace un uso intensivo de la pantalla completa, podemos pensar que la duración de la batería será aproximadamente la mitad que en un móvil con una pantalla de 5 pulgadas. Y si a eso le añadimos que la optimización del uso de la energía no será todo lo correcta en un primer momento…El panorama no es muy alentador. 

Por eso, a medio y largo plazo, las grandes marcas deberán de pensar como conseguir más capacidad de almacenamiento en menos espacio

Y no sólo eso, los suministradores de los sistemas operativos deberán de optimizar su software para hacer un uso correcto de estas grandes baterías.

Optimización del espacio. Cómo colocar los componentes del teléfono móvil plegable.

componentes interior telefono movil plegable

Siguiendo con el punto anterior, las baterías son el componente interno más grande de cualquier móvil. También de un móvil que se pueda plegar.

Pero dentro de la carcasa no sólo está la batería. Ahí tenemos cámaras, antenas, chips, micrófonos, sensores,…

Y todo componente ocupa su espacio, mayor o menor. Lo ideal es que todos los componentes se vayan haciendo más pequeños con el paso del tiempo.

Lo hemos visto desde hace años. Por ejemplo, las cámaras ocupaban un espacio demasiado grande y poco a poco se ha reducido su protagonismo en el frontal de los móviles para dar lugar a más espacio de pantalla.

Esta optimización ha llegado hasta el punto de que ya existen móviles en cuyo frontal está la cámara pero no se ve. Son los móviles con la cámara debajo de la pantalla​. 

Para conseguir móviles plegables delgados y ligeros este trabajo de miniaturización se tendrá que seguir perfeccionando con el paso de los años. 

Habrá chips más pequeños gracias a la reducción del tamaño de transistores . Se conseguirán baterías con mayor densidad de almacenamiento. Los micrófonos y antenas se harán más y más pequeños.

Todo con el mismo objetivo. Colocar más componentes (y por lo tanto dar más funciones al usuario) en un menor espacio.

Todo este esfuerzo de reducción de tamaños irá acompañado con el típico tetris con el que se encuentran los diseñadores de telefonía móvil. Subir un poco el procesador, cambiar de posición el sensor de huellas, incluir (o no) un conector jack,…

Este proceso será incluso más complejo en los móviles con pantalla plegable. Al tener dos o tres zonas de pantalla, las posibilidades de organizar los componentes se multiplican casi hasta el infinito.

Por una parte es un problema. Sin embargo, un buen diseñador podrá encontrar soluciones novedosas y veremos como van naciendo distintas configuraciones de móviles plegables que a día de hoy ni siquiera imaginamos.

Solo hay que echar un ojo a las distintas patentes que los fabricantes están registrando. La idea de móvil plegable difiere mucho de unas marcas a otras. 

Carcasas y fundas para un teléfono flexible.

funda movil plegable

Además de desarrollar todos los puntos de los que hemos hablado hasta ahora, quedaría una parte no menos importante. 

Los móviles de este tipo valen demasiado dinero como para que se rompan con el mínimo golpe. Es por eso que es tan importante el uso de fundas y carcasas adecuadas.

¿Cómo es una funda de un móvil plegable? Pues bastante más compleja que una funda tradicional. El principal reto de este tipo de carcasas es que tienen que tener partes móviles para proteger los dispositivos tanto abiertos como cerrados.

Como ejemplo tenemos la funda de la imagen de arriba. ¿Te suena? Efectivamente, es una funda para el Samsung Galaxy Fold. 

En concreto, en la imagen se ven tres fundas distintas creadas por la prestigiosa firma Spigen. Esta empresa especializada en fundas para móviles ha desarrollado tres acabados distintos. Cada uno de ellos da un salto de calidad (y precio) respecto al anterior.

El modelo más sencillo es el Thin Fit, fabricado con termoplástico. Es la típica funda que muchos móviles suelen incluir en su empaquetado de venta original.

En el siguiente escalón estaría el modelo Ultra Hybrid hecho con poliuretano. Por último, el modelo estrella (y más caro) que ya es conocido en otros modelos de móviles no plegables. Su nombre es Tought Armor y se construye usando policarbonato.

Es sólo un ejemplo de la revolución que vendrá también en las carcasas de los móviles. Hay que pensar que habrá muchas tipologías de móviles plegables. Por lo tanto, habrá también una gran variedad en los formatos de las carcasas.

La batalla del precio. ¿Cómo disminuir los costes de fabricación de un móvil plegable?

Los móviles con pantalla flexible que conocemos hasta ahora tienen un precio no apto para cardíacos. Tanto el Galaxy Fold como el Mate X se han instalado con comodidad en el entorno de los 2000 euros.

¿Cual es la base para ese precio desorbitado? En la imagen inferior tenemos una pista. La imagen en cuestión es una comparativa de la lista de materiales utilizada para tres móviles (Galaxy Fold frente a iPhone XS max y Galaxy S9+).

Si analizamos las cifras se pueden extraer conclusiones interesantes:

  • El coste de la pantalla plegable del Galaxy Fold es casi el doble que la del iPhone y casi el triple que la del Galaxy S9+.
  • En casi todos los componentes listados, los del Fold son los más caros.
  • El coste total de fabricación del plegable es sobre un 65% mayor que en cualquiera de los otros dos teléfonos.
  • Si se le aplica el mismo margen de beneficio sobre materiales que el iPhone, el precio del plegable se dispara hasta los 1800 dólares.

Estos datos son una aproximación pero dan una idea de la realidad a la que se enfrentan los fabricantes de móviles flexibles. 

coste materiales samsung galaxy fold

Viendo las cifras anteriores queda claro que el precio del Galaxy Fold y similares no es un capricho sino una realidad impuesta por el estado actual de la tecnología. 

¿Cómo bajar estos precios?

  • Escalabilidad de la producción de terminales. Cuantos más teléfonos de este tipo se fabriquen más baratos acabarán siendo los materiales para cada unidad. Esto llevará un tiempo porque es de esperar que al principio se vendan pocas unidades. Se aumentará la producción si los móviles tienen buena acogida entre los usuarios.
  • Investigación y desarrollo. Los fabricantes gastan ingentes cantidades de dinero cada año para mejorar los procesos de fabricación y encontrar nuevas formas de optimizarla producción. Esta inversión puede tardar años en rentabilizarse.
  • Nuevos diseños. Sería parte del punto anterior, pero un diseño efectivo puede abaratar mucho el coste final del teléfono.

Por suerte se parte de un punto inicial que tiene mucho margen de mejora. De hecho, como puede verse en el siguiente gráfico, las previsiones de los precios en el futuro son muy alentadoras.

En el caso más optimista en solo tres años (desde 2019 a 2022) el precio de un móvil plegable podría pasar a ser casi la mitad que ahora.

Eso significaría ver móviles plegables por unos 1000 euros. Precio que hoy en día pagan bastantes usuarios por dispositivos de alta gama. Veremos si se cumplen las previsiones.

evolucion precio movil plegable